La Web’11 (Guía para sobrevivir en Internet en el año 2011) – Introducción

Extracto del capítulo I del libro La Web’11 (Guía para sobrevivir en Internet en el año 2011) de Eduardo Albalá.

En los últimos meses del 2010, los líderes actuales de Internet (Google y Facebook por ejemplo), los de Hardware y Software (Microsoft o Apple, entre otros), así como multitud de incipientes start-ups (empresas de reciente creación con gran potencial de crecimiento), están introduciendo tal cantidad de cambios y novedades que, en la opinión de muchos analistas, no pueden verse como hechos aislados sino como la antesala de un completo cambio de paradigma. Algo que aquí llamaremos la Web’11 o Web del 2011.

La Web ’11 es una Web Post-2.0, por lo que antes de empezar habría que hablar un poco de la propia Web 2.0. El término 2.0 se popularizó a partir de la conferencia O’Reilly Media Web 2.0, en el año 2004 (si bien ya había sido utilizado anteriormente por otros autores). Esta expresión se ha asociado a cuatro aspectos clave de la nueva ola que comenzó a invadir Internet hace unos años:

  • Las plataformas y ambientes colaborativos (desde YouTube hasta Facebook, pasando por la Wikipedia) donde son los propios usuarios los que generan el contenido.
  • Una nueva organización de la información, a través de etiquetas (o tags) en lugar de con árboles de clasificación y buscadores (como Google) en lugar de directorios.
  • La sensación de estado Beta (o en pruebas) continuo. No importa lanzar las cosas aunque no estén del todo cerradas, lo importante es que evolucionen con los usuarios.
  • Multiplataforma, la Web salta de los ordenadores a otros dispositivos como teléfonos, televisiones, libros electrónicos, etc.

Además hay otras cuestiones que se asocian de una forma u otra a la Web 2.0, como el auge del software libre y el código abierto, o la aparición de la Nube (the cloud computing), es decir, la red como plataforma en sustitución de los soportes basados en sistemas locales.

Los cambios de la Web 2.0 han sido tremendamente importantes, ya que no se han quedado únicamente en un entorno tecnológico sino que han conllevado significativos cambios sociales. La proliferación de plataformas de creación (como los blogs), de comunicación, de participación y las redes sociales, han traído consigo la aparición de una sociedad mucho más comunicada e interconectada.

Sin embargo, muchos de los procesos que caracterizaron la Web 2.0 ya han dado la mayor parte de sus frutos y otros están inmersos en una transformación que ya supera los conceptos iniciales. Este paulatino agotamiento o transformación del recorrido de la Web 2.0 hace que podamos empezar a hablar de un Web Post-2.0, o lo que en este libro llamamos Web ’11.

Otro de los términos que se han utilizado para nombrar la nueva era de Internet es Web 3.0. Esta expresión fue acuñada por John Markoff, periodista que hace las veces de corresponsal del New York Times en Silicon Valley, en el año 2006. La expresión se refería a la futura tercera generación de servicios basados en Internet  que podrían caracterizarse por una Web Inteligente y que incluirían algunos conceptos como la Web Semántica, las búsquedas en lenguaje natural, el aprendizaje de las máquinas, los agentes recomendadores y las tecnologías relacionadas con inteligencia artificial, entre otras.

La base de esta interpretación de la Web 3.0 es que las máquinas podrán procesar la información de una forma más inteligente, dándonos mayor productividad y una experiencia de usuario más instintiva.

Sobre esta definición de la Web 3.0, creo que vale la pena extraer algunos conceptos para explicarlos y reflexionar un poco más sobre en qué medida estamos o no en ese camino: la Web Semántica, el Lenguaje Natural y las Máquinas Inteligentes.

La Web Semántica permitiría que cualquier usuario pudiera encontrar en Internet respuestas de forma más rápida y sencilla, gracias a una información mejor definida.

La búsqueda en la Web actual está basada en el HTML (siglas de HyperText Markup Language o Lenguaje de Marcado de Hipertexto). Este lenguaje permite hacer descripciones textuales, así como incorporar imágenes y enlaces a otras páginas, pero no permite definir atributos o características de un objeto. Por ejemplo, podríamos tener una página web (que llamaremos Página1) con el texto:

“Tenemos ofertas de zapatos rojos de la talla 32 y con tacón pero tenemos agotadas todas los botas negras

En esta Web actual, y siguiendo con el ejemplo, podemos introducir en Google la búsqueda:

“ofertas de botas negras de la talla 32 y con tacón”

En este caso, podríamos llegar a la página web Página1 porque Google busca palabra por palabra, no por el significado global. El resultado sería erróneo.

En la Web semántica, un producto de un catálogo online podría tener asociado en su definición intrínseca elementos como talla, color, precio, etc., llevando a que las búsquedas fueran por esos atributos y evitando así los errores de interpretación de los buscadores.

 

Búsqueda en Google Images que combina texto y definición de color

Búsqueda en Google Images que combina texto y definición de color

En los últimos meses han aparecido muchos buscadores de imágenes, de ropa, de restaurantes o de aplicaciones para dispositivos móviles (Apps) que no se limitan a buscar en el texto sino que ya realizan búsquedas semánticas en base a información que define a los objetos.

El Lenguaje Natural. En los ejemplos clásicos de la Web Semántica, al hablar de la utilización de Lenguaje Natural, se supone que introduciendo en un buscador “Quiero ir esta noche al cine por la zona de Santa Fe pero que me dé tiempo a llegar a la cena que tengo a las 9:30”, dicho buscador entendería correctamente la petición, dando una respuesta adecuada. Sin embargo, me surgen serias dudas sobre que la tecnología tenga que evolucionar necesariamente por ese camino.

A veces nos equivocamos en la evolución de la tecnología. Todas las películas futuristas incluyen coches que vuelan, pero la verdad es que no necesitamos un transporte tan caro, peligroso, antiecológico y caótico,  sino más metros subterráneos, tranvías o metrobuses, coches eléctricos, carriles para bicicletas y zonas peatonales, esas son las verdaderas necesidades. Ha pasado algo similar con la comunicación a través de la voz con dispositivos, casi nadie utiliza la marcación por voz de los teléfonos móviles y todavía no he visto a nadie que le hable a su PC (aunque fue uno de los grandes avances con los que se promocionó el Windows Vista). De igual forma, el Lenguaje Natural que utilizamos en la comunicación entre personas, quizá no tenga que ser el mismo que utilicemos con las máquinas. Nadie “le dice” a un ascensor a que piso ir, se lo indica con el dedo.

Y es que precisamente (y esto es una opinión personal) creo que el Lenguaje Natural para comunicarse con los dispositivos electrónicos no debe consistir en escribir largas frases. Cualquier sátrapa sabe que es mucho más sencillo simplemente señalar con el dedo y que los súbditos, en función del contexto, interpreten los deseos como órdenes. De hecho, mi hijo que tiene apenas tres meses, ya empieza a señalar para indicar aquellas cosas que quiere, eso parece lenguaje más natural todavía.

Parece que tanto las nuevas formas de búsqueda de información y navegación, como los dispositivos que las incorporan y hacen posible, van mucho más hacia esta tendencia de señalar información y no tanto escribir.

Un ejemplo de esta tendencia en búsquedas es Boutiques.com. Este nuevo sitio de Google destinado a la moda tiene uno de sus principales activos en las búsquedas visuales. Esto quiere decir que seleccionando unas cuantos estilos que nos gustan, el sistema devuelve resultados de prendas, diseñadores y tiendas online, y todo sin escribir una sola palabra.

La última generación se acostumbró a manejar los dedos con una extrema velocidad para escribir mensajes de texto. La próxima generación posiblemente conserve esa habilidad pero incorporará nuevas para buscar la información y disfrutar de su ocio de una forma que hasta ahora no habíamos contemplado (sin escribir).

Las Máquinas Inteligentes. Fenómeno que podría ser definido como la aparición de máquinas, dispositivos, aplicaciones e interfaces que permiten nuevos tipos de comunicación y que también se comunican entre ellos. No necesitamos sirvientes tremendamente inteligentes, sino que hagan muy bien su tarea específica. En este sentido, hay una frase de moda que define bien la situación “las Apps son la nueva Web”.

Las Apps son la nueva Web

Imagen ilustrativa sobre la importancia creciente de las Apps creada por http://www.visionmobile.com

Otras cuestiones asociadas a esta tendencia de las máquinas inteligentes e interconectadas son el Cloud Computing, el M2M (comunicación máquina a máquina), la inteligencia colectiva, la inteligencia artificial, o el Internet de las Cosas.

También hay ciertas cuestiones que son evolución de las ya existentes en la Web 2.0 pero que claramente están llegando a otro nivel. Entre estas cuestiones veremos las compras sociales, las aplicaciones basadas en geoposicionamiento, la evolución de la identidad en la red, los nuevos medios de pago o la publicidad personalizada. Por eso vamos a elegir el término Web ‘11 para referirnos a todos los cambios que están aconteciendo en los últimos tiempos en Internet y que cambian totalmente en panorama para este año 2011.

En la sesión de tormenta de ideas que O’Reilly y  MediaLive International mantuvieron para definir la Web 2.0 se hizo un cuadro en el que aparecían una serie de conceptos de la Web 1.0 y cómo esos conceptos se transformaban en algo diferente en la Web 2.0. Aquí vamos a presentar el mismo cuadro pero con una columna adicional, la correspondiente al Internet actual, a la Web ‘11.

Web 1.0 Web 2.0 Web’11
Double click –> Google AdSense –> Publicidad Personalizada
Ofoto –> Flickr –> Búsquedas Visuales
mp3.com –> Napster –> iTunes
Britannica Online –> Wikipedia –> Inteligencia Colectiva
Páginas web personales –> Blogs –> Twitter a través de dispositivos móviles
Evite –> Upcoming.org y EVDB –> Twitter y redes con  Geoposicionamiento
Especulación con los nombres de dominio –> Optimización en buscadores –> Posicionamiento social y en las tiendas de aplicaciones
Páginas vistas –> Coste por clic –> Número de seguidores o de  descargas de Apps
Publicación –> Participación –> Interacción dentro del círculo social
Sistemas de gestión de contenidos –> Wikis –> Apps de publicación en redes sociales desde dispositivos móviles
Directorios (taxonomía) –> Etiquetados (folksonomía) –> Búsqueda semántica (imágenes / App Stores) y búsquedas sociales
Recuerdo de direcciones web –> Sindicación –> Vinculación en redes, seguimiento en Twitter y suscripción en iTunes

En mi opinión, la Web 1.0 permitía “informarse”, Web 2.0 permite “compartir” y la Web ‘11 permite “hacer”.

Los capítulos del libro son:

  • Información y Búsquedas
  • Búsquedas visuales
  • Búsquedas sociales
  • Nuevas formas de navegar
  • Nuevos dispositivos
  • Las Apps son la nueva Web
  • Cloud Computing
  • Compras sociales (ver este capítulo)
  • Inteligencia colectiva – Inteligencia artificial
  • Identidad digital y publicidad personalizada
  • Internet de las cosas y M2M
  • Nuevos medios de pago
  • Geoposicionamiento
Anuncios

2 comentarios

  1. […] Las compras sociales Publicado el Diciembre 13, 2010 por barrabesamerica Capítulo 9 del libro 2011: Bienvenida Web 3.0 de Eduardo Albalá (ver la introducción del libro en este enlace). […]

  2. […] Más Vistos Acciones de promoción en Facebook: Perfil individual o Página de empresa.La Web'11 (Guía para sobrevivir en Internet en el año 2011) – Introducción¿Cómo medir el impacto de una estrategia de marketing en redes sociales?Empresas exportadoras: […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: