Google Recetas y nuevos avances en búsquedas semánticas

Buscando “recetas de pasta de crepes” he encontrado por casualidad una cosa que me ha sorprendido:

Imagen de búsqueda de receta en Google

Probando con otras búsquedas, Google incluso ofrece ingredientes que podemos incluir o no en la receta, para filtrar mejor los resultados según nuestros gustos.

Otro ejemplo de búsqueda de recetas en Google

Para obtener estos resultados es necesario que el lenguaje de búsqueda en las preferencias de Google sea el inglés,  ya que por ahora parece que sólo está disponible en inglés y japonés.

Google no sólo se ha puesto a buscar ese texto en su base de datos sino que ha comprendido lo que estaba buscando y me ha ofrecido opciones (relevantes y relativas al significado) para filtrar la búsqueda. Parece que es un nuevo avance hacia las búsquedas semánticas y la Web 3.0.

Va en la línea de la búsqueda de los códigos de vuelos o de la conversión de monedas pero la opción de ofrecer filtros para conseguir resultados más específicos parece que va un paso más allá.

Más información sobre Google Recetas: http://www.google.com/landing/recipes.

Programadores y webmasters de sitios de cocina pueden incorporar esta información semántica, para que Google la interprete, siguiendo estas instrucciones.

@eduardoalbala

Google One Pass ¿Un nuevo paso hacia la Web 3.0?

Google ha lanzado, Google One Pass, un sistema de acceso a contenidos digitales que permite establecer relación directa de pagos con el usuario que según Lee Shirani, director de Gestión de Producto de Google, tiene como objetivo ” proveer con una plataforma abierta y flexible que acentúe nuestro compromiso para apoyar a los editores, el periodismo y el acceso a contenido de calidad”.

Este sistema es competencia del líder actual App Store, aunque mientras que Apple cobra a los editores un 30% del precio, Google sólo cobrará un 10% o incluso nada, siempre que el usuario compre el contenido o se abone utilizando otros medios de pago.

Google One Pass permite que las compañías fijen los precios así como los períodos de suscripción y establece un nombre de usuario y contraseña única para el usuario, que podrá acceder a las publicaciones que tenga contratadas desde cualquier aparato. Además permitirá a los vendedores acceder a los datos de los compradores (en App Store se lo queda Apple).

Pero en mi opinión personal, hay otro tema interesante en todo esto y es que gran cantidad de contenidos se clasificarán y podrán ser buscados bajo información semántica. Esto (de nuevo en mi opinión personal) es un nuevo paso hacia la Web 3.0.

La Web 3.0 sería el siguiente paso, lo que se diferencia de la Web 3.0. A su vez, el término 2.0 se popularizó a partir de la conferencia O’Reilly Media Web 2.0, en el año 2004 (si bien ya había sido utilizado anteriormente por otros autores). Esta expresión se ha asociado a cuatro aspectos clave de la nueva ola que comenzó a invadir Internet hace unos años:

  • Las plataformas y ambientes colaborativos (desde YouTube hasta Facebook, pasando por la Wikipedia) donde son los propios usuarios los que generan el contenido.
  • Una nueva organización de la información, a través de etiquetas (o tags) en lugar de con árboles de clasificación y buscadores (como Google) en lugar de directorios.
  • La sensación de estado Beta (o en pruebas) continuo. No importa lanzar las cosas aunque no estén del todo cerradas, lo importante es que evolucionen con los usuarios.
  • Multiplataforma, la Web salta de los ordenadores a otros dispositivos como teléfonos, televisiones, libros electrónicos, etc.

Los cambios de la Web 2.0 han sido tremendamente importantes, ya que no se han quedado únicamente en un entorno tecnológico sino que han conllevado significativos cambios sociales. La proliferación de plataformas de creación (como los blogs), de comunicación, de participación y las redes sociales, han traído consigo la aparición de una sociedad mucho más comunicada e interconectada. Muestra del alcance de estos cambios son los últimos acontecimientos de Túnez o Egipto.

Por otra parte, el término Web 3.0, que fue acuñado por John Markoff, periodista que hace las veces de corresponsal del New York Times en Silicon Valley, en el año 2006. La expresión se refería a la futura tercera generación de servicios basados en Internet  que podrían caracterizarse por una Web Inteligente y que incluirían algunos conceptos como la Web Semántica, las búsquedas en lenguaje natural, el aprendizaje de las máquinas, los agentes recomendadores y las tecnologías relacionadas con inteligencia artificial, entre otras.

Aunque todavía no está muy claro que se pueda hablar de la entrada en la Web 3.0, hay algunos signos que indican la presencia ya de ciertos rasgos característicos de la misma.

En la sesión de tormenta de ideas que O’Reilly y  MediaLive International mantuvieron para definir la Web 2.0 se hizo un cuadro en el que aparecían una serie de conceptos de la Web 1.0 y cómo esos conceptos se transformaban en algo diferente en la Web 2.0. A continuación presentamos el mismo cuadro pero con una columna adicional, la correspondiente a la Web 3.0.

Web 1.0 Web 2.0 Web 3.0
Double click –> Google AdSense –> Publicidad Personalizada
Ofoto –> Flickr –> Búsquedas Visuales
mp3.com –> Napster –> iTunes
Britannica Online –> Wikipedia –> Inteligencia Colectiva (p. ej. Quora)
Páginas web personales –> Blogs –> Publicación desde dispositivos móviles (twitter, instagr.am…)
Evite –> Upcoming.org y EVDB –> Redes sociales con Geoposicionamiento (Foursquare, Yelp…)
Especulación con los nombres de dominio –> Optimización en buscadores –> App Stores, Google One Pass…
Páginas vistas –> Coste por clic –> Número de seguidores o de descargas de Apps
Publicación –> Participación –> Interacción dentro de los círculos sociales y con el entorno
Sistemas de gestión de contenidos –> Wikis –> Apps de publicación en redes sociales desde dispositivos móviles
Directorios (taxonomía) –> Etiquetados (folksonomía) –> Búsqueda semántica (imágenes / App Stores), búsquedas sociales, búsquedas condicionadas por el entorno
Recuerdo de direcciones web –> Sindicación –> Vinculación en redes, seguimiento en Twitter y suscripción en iTunes

En mi opinión, la Web 1.0 permitía “informarse”, 2.0 permite “compartir” y la Web 3.0 permitirá “hacer”.

Más información sobre este tema en http://tgbe.ws/5gpl1j

¿Y ustedes qué opinan?

@eduardoalbala

Descargar Gratis el libro Bienvenida Web 3.0

El libro escrito por Eduardo Albalá y con prólogo de Carlos Barrabés, analiza las novedades que aparecen en la Web del comienzo del 2011,y que han sido introducidas tanto por los líderes actuales de Internet, como los de Hardware y Software, así como por multitud de incipientes Start-ups. Esta cantidad de cambios ya no pueden verse como hechos aislados sino como la antesala de un completo cambio de paradigma.

DESCARGAR GRATIS AQUÍ

Portada de Bienvenida Web 3.0

Los capítulos de este libro son:

Prólogo de Carlos Barrabés
I. Introducción
II. Información y Búsquedas
III. Búsquedas visuales
IV. Búsquedas sociales
V. Nuevas formas de navegar
VI. Nuevos dispositivos
VII. Las Apps son la nueva Web
VIII. Cloud Computing
IX. Compras sociales
X. Inteligencia colectiva – Inteligencia artificial
XI. Identidad digital y publicidad personalizada
XII. Internet de las cosas y M2M
XIII. Nuevos medios de pago
XIV. Geoposicionamiento

Además de la descarga gratuita, también se puede adquirir en formato tradicional (papel) y los ingresos para el autor derivados la compra serán íntegramente destinados a la Asociación LZ Cuatlimayan, con el fin de ayudar a las mujeres e infancia de Guatemala.

Ya a la Venta el libro “La Web’11 (Guía para sobrevivir en Internet en el año 2011)”

Compartir en Facebook

La guía se encuentra ya a la venta en www.lulu.com (formato tradicional).

——————————————————-

AVISO IMPORTANTE: En virtud de un acuerdo de Barrabés América como aliados estratégicos de la Comunidad de Aprendizaje del Clúster de Tecnología de Información y Comunicaciones (TIC) del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) el libro se ha vuelto a editar bajo el nombre Bienvenida Web 3.0 y se puede descargar de forma gratuita desde www.lulu.com.

——————————————————-

El libro escrito por Eduardo Albalá y con prólogo de Carlos Barrabés, analiza las novedades introducidas en los últimos meses del 2010, tanto por los líderes actuales de Internet, como los de Hardware y Software, así como por multitud de incipientes Start-ups. Esta cantidad de cambios ya no pueden verse como hechos aislados sino como la antesala de un completo cambio de paradigma.

La Web'11 (Guía para sobrevivir en Internet en el año 2011)

Los capítulos de este libro son:

Prólogo de Carlos Barrabés
I. Introducción (Ver este capítulo)
II. Información y Búsquedas
III. Búsquedas visuales
IV. Búsquedas sociales
V. Nuevas formas de navegar
VI. Nuevos dispositivos
VII. Las Apps son la nueva Web
VIII. Cloud Computing
IX. Compras sociales (Ver este capítulo)
X. Inteligencia colectiva – Inteligencia artificial
XI. Identidad digital y publicidad personalizada
XII. Internet de las cosas y M2M
XIII. Nuevos medios de pago
XIV. Geoposicionamiento

Los ingresos para el autor derivados de esta publicación (70% en el caso de la distribución digital) serán íntegramente destinados a la Asociación LZ Cuatlimayan, con el fin de ayudar a las mujeres e infancia de Guatemala.

A continuación el prólogo de Carlos Barrabés:

Este año 2011 el mundo va a ser más móvil, probablemente ubicuo. Sin duda la geolocalización va a romper claramente muchas de las barreras mentales y sociales que todavía tenemos. Todo esto estará amparado por la entrada masiva del Cloud Computing, la Nube, que sin duda va a cambiar nuestras vidas de una manera muy importante. También veremos nuevos entornos basados en tecnologías NFC y RFID. En general vamos hacia un mundo muchísimo más cercano pero, al mismo tiempo, mucho más grande. Vamos a la vez a un mundo mucho más global pero también muchísimo más personal. Además hay que tener en cuenta la irrupción salvaje del vídeo, los nuevos dispositivos y las nuevas formas de navegar, en un entorno con mayor ancho de banda y totalmente en movilidad, con mayor capacidad por parte de los terminales, tanto de proceso, como de capacidad de interactuación con el usuario.

La Web 2.0 abrió la posibilidad de que todos fuéramos iguales ante Internet, ahí aparecieron sitios como la Wikipedia o Youtube, donde todos formábamos parte, todos podíamos participar por igual y con el mismo peso. Después surgieron las redes sociales y por último Twitter. Es en esta última plataforma donde probablemente más se ha visto una era Post-2.0. La existencia de un lenguaje propio (con los hashtags, las menciones o los retweets) y sobre todo la aparición de influencers o líderes de opinión hace que de nuevo no todos los usuarios sean iguales. Existen las mismas posibilidades pero la meritocracia lleva a unos resultados o a otros. Algunos twitteros consiguen más seguidores, obtienen más reenvíos de sus mensajes, son más influyentes. Frente a la masa de la 2.0 aparece la meritocracia de la Web actual. Otros fenómenos como las Compras Sociales, o el Crowdsourcing también forman parte de esta época de cambios en Internet.

Pero hay otras tendencias y tecnologías, en especial el Internet de las cosas, el M2M, el geoposicionamiento o las Apps, que pertenecen a un mundo completamente diferente al de la Web 2.0. Con toda esta nueva ola podríamos decir que claramente se inaugura una nueva era en Internet.

Los grandes jugadores ya han marcado sus estrategias y su lucha por que dominen unos u otros modelos impulsará el desarrollo de la Web de la misma forma que la rivalidad entre EE.UU. y la Unión Soviética impulsó la carrera espacial en los 60. Al mismo tiempo, conviviendo con estas grandes potencias de Internet, es el momento de las Start-ups, empresas que buscan convertirse en los nuevos Google, Microsoft, Facebook o Apple, (o ser comprados por alguno de ellos).

Este nuevo entorno supone una gran oportunidad para emprendedores de cualquier parte del mundo. En un entorno de fácil acceso, en la Nube, estos emprendedores pueden aspirar a que sus Apps, sus juegos para Facebook, sus diseños o sus campañas de marketing sean vistas y compradas en cualquier parte del mundo. Internet es un mercado más abierto y con más posibilidades que nunca. Ahora, para que el trabajo de un emprendedor sea visto en todo el mundo sólo hace falta que sea realmente brillante. Pasamos de un mundo de conocimiento a un mundo de capacidades.

Sin embargo, y como bien queda reflejado en este libro, Internet también se está convirtiendo en algo más complejo, esto, unido a la importancia de los dispositivos como los Smartphones, los o eBooks o las Tablets, puede acrecentar la brecha digital con los países en desarrollo y sin duda es algo que nos debe preocupar y en lo que tenemos que trabajar.

Este libro ofrece muchas de las claves del cambio que vamos a vivir en el 2011 y que va a ser totalmente necesario conocer, en un contexto tan cambiante y con oportunidades tan atractivas.

Compartir en Facebook

La Web’11 (Guía para sobrevivir en Internet en el año 2011) – Introducción

Extracto del capítulo I del libro La Web’11 (Guía para sobrevivir en Internet en el año 2011) de Eduardo Albalá.

En los últimos meses del 2010, los líderes actuales de Internet (Google y Facebook por ejemplo), los de Hardware y Software (Microsoft o Apple, entre otros), así como multitud de incipientes start-ups (empresas de reciente creación con gran potencial de crecimiento), están introduciendo tal cantidad de cambios y novedades que, en la opinión de muchos analistas, no pueden verse como hechos aislados sino como la antesala de un completo cambio de paradigma. Algo que aquí llamaremos la Web’11 o Web del 2011.

La Web ’11 es una Web Post-2.0, por lo que antes de empezar habría que hablar un poco de la propia Web 2.0. El término 2.0 se popularizó a partir de la conferencia O’Reilly Media Web 2.0, en el año 2004 (si bien ya había sido utilizado anteriormente por otros autores). Esta expresión se ha asociado a cuatro aspectos clave de la nueva ola que comenzó a invadir Internet hace unos años:

  • Las plataformas y ambientes colaborativos (desde YouTube hasta Facebook, pasando por la Wikipedia) donde son los propios usuarios los que generan el contenido.
  • Una nueva organización de la información, a través de etiquetas (o tags) en lugar de con árboles de clasificación y buscadores (como Google) en lugar de directorios.
  • La sensación de estado Beta (o en pruebas) continuo. No importa lanzar las cosas aunque no estén del todo cerradas, lo importante es que evolucionen con los usuarios.
  • Multiplataforma, la Web salta de los ordenadores a otros dispositivos como teléfonos, televisiones, libros electrónicos, etc.

Además hay otras cuestiones que se asocian de una forma u otra a la Web 2.0, como el auge del software libre y el código abierto, o la aparición de la Nube (the cloud computing), es decir, la red como plataforma en sustitución de los soportes basados en sistemas locales.

Los cambios de la Web 2.0 han sido tremendamente importantes, ya que no se han quedado únicamente en un entorno tecnológico sino que han conllevado significativos cambios sociales. La proliferación de plataformas de creación (como los blogs), de comunicación, de participación y las redes sociales, han traído consigo la aparición de una sociedad mucho más comunicada e interconectada.

Sin embargo, muchos de los procesos que caracterizaron la Web 2.0 ya han dado la mayor parte de sus frutos y otros están inmersos en una transformación que ya supera los conceptos iniciales. Este paulatino agotamiento o transformación del recorrido de la Web 2.0 hace que podamos empezar a hablar de un Web Post-2.0, o lo que en este libro llamamos Web ’11.

Otro de los términos que se han utilizado para nombrar la nueva era de Internet es Web 3.0. Esta expresión fue acuñada por John Markoff, periodista que hace las veces de corresponsal del New York Times en Silicon Valley, en el año 2006. La expresión se refería a la futura tercera generación de servicios basados en Internet  que podrían caracterizarse por una Web Inteligente y que incluirían algunos conceptos como la Web Semántica, las búsquedas en lenguaje natural, el aprendizaje de las máquinas, los agentes recomendadores y las tecnologías relacionadas con inteligencia artificial, entre otras.

La base de esta interpretación de la Web 3.0 es que las máquinas podrán procesar la información de una forma más inteligente, dándonos mayor productividad y una experiencia de usuario más instintiva.

Sobre esta definición de la Web 3.0, creo que vale la pena extraer algunos conceptos para explicarlos y reflexionar un poco más sobre en qué medida estamos o no en ese camino: la Web Semántica, el Lenguaje Natural y las Máquinas Inteligentes.

La Web Semántica permitiría que cualquier usuario pudiera encontrar en Internet respuestas de forma más rápida y sencilla, gracias a una información mejor definida.

La búsqueda en la Web actual está basada en el HTML (siglas de HyperText Markup Language o Lenguaje de Marcado de Hipertexto). Este lenguaje permite hacer descripciones textuales, así como incorporar imágenes y enlaces a otras páginas, pero no permite definir atributos o características de un objeto. Por ejemplo, podríamos tener una página web (que llamaremos Página1) con el texto:

“Tenemos ofertas de zapatos rojos de la talla 32 y con tacón pero tenemos agotadas todas los botas negras

En esta Web actual, y siguiendo con el ejemplo, podemos introducir en Google la búsqueda:

“ofertas de botas negras de la talla 32 y con tacón”

En este caso, podríamos llegar a la página web Página1 porque Google busca palabra por palabra, no por el significado global. El resultado sería erróneo.

En la Web semántica, un producto de un catálogo online podría tener asociado en su definición intrínseca elementos como talla, color, precio, etc., llevando a que las búsquedas fueran por esos atributos y evitando así los errores de interpretación de los buscadores.

 

Búsqueda en Google Images que combina texto y definición de color

Búsqueda en Google Images que combina texto y definición de color

En los últimos meses han aparecido muchos buscadores de imágenes, de ropa, de restaurantes o de aplicaciones para dispositivos móviles (Apps) que no se limitan a buscar en el texto sino que ya realizan búsquedas semánticas en base a información que define a los objetos.

El Lenguaje Natural. En los ejemplos clásicos de la Web Semántica, al hablar de la utilización de Lenguaje Natural, se supone que introduciendo en un buscador “Quiero ir esta noche al cine por la zona de Santa Fe pero que me dé tiempo a llegar a la cena que tengo a las 9:30”, dicho buscador entendería correctamente la petición, dando una respuesta adecuada. Sin embargo, me surgen serias dudas sobre que la tecnología tenga que evolucionar necesariamente por ese camino.

A veces nos equivocamos en la evolución de la tecnología. Todas las películas futuristas incluyen coches que vuelan, pero la verdad es que no necesitamos un transporte tan caro, peligroso, antiecológico y caótico,  sino más metros subterráneos, tranvías o metrobuses, coches eléctricos, carriles para bicicletas y zonas peatonales, esas son las verdaderas necesidades. Ha pasado algo similar con la comunicación a través de la voz con dispositivos, casi nadie utiliza la marcación por voz de los teléfonos móviles y todavía no he visto a nadie que le hable a su PC (aunque fue uno de los grandes avances con los que se promocionó el Windows Vista). De igual forma, el Lenguaje Natural que utilizamos en la comunicación entre personas, quizá no tenga que ser el mismo que utilicemos con las máquinas. Nadie “le dice” a un ascensor a que piso ir, se lo indica con el dedo.

Y es que precisamente (y esto es una opinión personal) creo que el Lenguaje Natural para comunicarse con los dispositivos electrónicos no debe consistir en escribir largas frases. Cualquier sátrapa sabe que es mucho más sencillo simplemente señalar con el dedo y que los súbditos, en función del contexto, interpreten los deseos como órdenes. De hecho, mi hijo que tiene apenas tres meses, ya empieza a señalar para indicar aquellas cosas que quiere, eso parece lenguaje más natural todavía.

Parece que tanto las nuevas formas de búsqueda de información y navegación, como los dispositivos que las incorporan y hacen posible, van mucho más hacia esta tendencia de señalar información y no tanto escribir.

Un ejemplo de esta tendencia en búsquedas es Boutiques.com. Este nuevo sitio de Google destinado a la moda tiene uno de sus principales activos en las búsquedas visuales. Esto quiere decir que seleccionando unas cuantos estilos que nos gustan, el sistema devuelve resultados de prendas, diseñadores y tiendas online, y todo sin escribir una sola palabra.

La última generación se acostumbró a manejar los dedos con una extrema velocidad para escribir mensajes de texto. La próxima generación posiblemente conserve esa habilidad pero incorporará nuevas para buscar la información y disfrutar de su ocio de una forma que hasta ahora no habíamos contemplado (sin escribir).

Las Máquinas Inteligentes. Fenómeno que podría ser definido como la aparición de máquinas, dispositivos, aplicaciones e interfaces que permiten nuevos tipos de comunicación y que también se comunican entre ellos. No necesitamos sirvientes tremendamente inteligentes, sino que hagan muy bien su tarea específica. En este sentido, hay una frase de moda que define bien la situación “las Apps son la nueva Web”.

Las Apps son la nueva Web

Imagen ilustrativa sobre la importancia creciente de las Apps creada por http://www.visionmobile.com

Otras cuestiones asociadas a esta tendencia de las máquinas inteligentes e interconectadas son el Cloud Computing, el M2M (comunicación máquina a máquina), la inteligencia colectiva, la inteligencia artificial, o el Internet de las Cosas.

También hay ciertas cuestiones que son evolución de las ya existentes en la Web 2.0 pero que claramente están llegando a otro nivel. Entre estas cuestiones veremos las compras sociales, las aplicaciones basadas en geoposicionamiento, la evolución de la identidad en la red, los nuevos medios de pago o la publicidad personalizada. Por eso vamos a elegir el término Web ‘11 para referirnos a todos los cambios que están aconteciendo en los últimos tiempos en Internet y que cambian totalmente en panorama para este año 2011.

En la sesión de tormenta de ideas que O’Reilly y  MediaLive International mantuvieron para definir la Web 2.0 se hizo un cuadro en el que aparecían una serie de conceptos de la Web 1.0 y cómo esos conceptos se transformaban en algo diferente en la Web 2.0. Aquí vamos a presentar el mismo cuadro pero con una columna adicional, la correspondiente al Internet actual, a la Web ‘11.

Web 1.0 Web 2.0 Web’11
Double click –> Google AdSense –> Publicidad Personalizada
Ofoto –> Flickr –> Búsquedas Visuales
mp3.com –> Napster –> iTunes
Britannica Online –> Wikipedia –> Inteligencia Colectiva
Páginas web personales –> Blogs –> Twitter a través de dispositivos móviles
Evite –> Upcoming.org y EVDB –> Twitter y redes con  Geoposicionamiento
Especulación con los nombres de dominio –> Optimización en buscadores –> Posicionamiento social y en las tiendas de aplicaciones
Páginas vistas –> Coste por clic –> Número de seguidores o de  descargas de Apps
Publicación –> Participación –> Interacción dentro del círculo social
Sistemas de gestión de contenidos –> Wikis –> Apps de publicación en redes sociales desde dispositivos móviles
Directorios (taxonomía) –> Etiquetados (folksonomía) –> Búsqueda semántica (imágenes / App Stores) y búsquedas sociales
Recuerdo de direcciones web –> Sindicación –> Vinculación en redes, seguimiento en Twitter y suscripción en iTunes

En mi opinión, la Web 1.0 permitía “informarse”, Web 2.0 permite “compartir” y la Web ‘11 permite “hacer”.

Los capítulos del libro son:

  • Información y Búsquedas
  • Búsquedas visuales
  • Búsquedas sociales
  • Nuevas formas de navegar
  • Nuevos dispositivos
  • Las Apps son la nueva Web
  • Cloud Computing
  • Compras sociales (ver este capítulo)
  • Inteligencia colectiva – Inteligencia artificial
  • Identidad digital y publicidad personalizada
  • Internet de las cosas y M2M
  • Nuevos medios de pago
  • Geoposicionamiento

Las compras sociales

Capítulo IX del libro Bienvenida Web3.0 (Guía para sobrevivir en la Internet del 2011) de Eduardo Albalá. (descargar gratis en este enlace).

Una de las primeras aplicaciones sociales que apareció en el contexto del comercio electrónico fue la inclusión de opiniones y recomendaciones por parte de clientes. Esta es una muy buena forma de incrementar la confianza de los clientes, ya que ven cómo otras personas compraron un producto en concreto y cómo les fue, tanto con el proceso de compra, como con el propio producto. Sin embargo algunos sitios web todavía son reticentes a esta práctica, quizá por miedo a que se airee algún fallo. En ese sentido la política de corrección rápida de errores y la logística inversa (recogida de productos con fallos o equivocaciones) tiene una gran importancia, ya que según la National Association of Retail Marketing (www.narms.com), de Estados Unidos, un 95% de los clientes compraría nuevamente en un comercio que les resolviera un problema de entrega de forma rápida y eficiente. Así pues, una vez vencido el miedo inicial, parece que las reseñas de antiguos clientes tienen un efecto muy positivo y según un estudio de la consultora Foresee (www.foreseeresults.com) aumentan la fidelidad hasta un 18%. Otro estudio de JC Williams Group (www.jcwg.com) indica que las ventas pueden aumentar en un 26% al mostrar las opiniones de los clientes directamente en la página de compra.

Opiniones de los clientes en el sitio de venta de electrónica Pixmania

Opiniones de los clientes en el sitio de venta de electrónica Pixmania

Una cuestión, cuando menos curiosa, es que a partir de diciembre del 2010, Google penaliza en su motor de búsqueda a las empresas que reciban quejas desde otros sitios web. El 26 de noviembre del 2010 el New York Times se publicó un reportaje que explicaba el caso de una determinada empresa que había visto subir su ranking en Google impulsada por un elevado número de críticas negativas de sus clientes. El reportaje relataba cómo las quejas de los usuarios en Internet servían para aumentar el número de enlaces que una página recibía y eso favorecía la visibilidad de la compañía en Google, una notoriedad que conllevaba más clientes. Google se propuso poner fin a esta práctica añadiendo, en cuestión de días, un algoritmo a su sistema de búsqueda para impedir que las empresas que maltraten al consumidor sean beneficiadas en Internet.

Algunas empresas que entendieron muy bien la importancia de la comunidad y lo social en relación con el comercio electrónico ya tienen una larga trayectoria (o al menos “larga” dentro del contexto de la historia de Internet). Barrabes.com empezó siendo simplemente una tienda de material de montañismo en Internet (una de las primeras de Europa, eso sí) pero muy pronto se empezaron a vislumbrar las posibilidades de crecimiento (tanto en visitas como en ventas) que podía suponer el pasar de ser una tienda a convertirse en una comunidad. De esta forma, el sitio web se remodeló, abriendo foros, tablones de anuncios e incluso, más tarde, la posibilidad de que los usuarios de Barrabés abrieran sus propios blogs dentro del sitio web dedicado a la montaña. La compra se hizo social y, en consecuencia, agregó experiencia de cliente, logró un importante efecto de fidelización y atrajo a nuevos miembros a la comunidad.

Extracto de Barrabes.com donde se puede ver noticias, enlaces a foro, tablón o la red de blogs entre otros.

Extracto de Barrabes.com donde se puede ver noticias, enlaces a foro, tablón o la red de blogs entre otros.

La integración de los comercios con las redes sociales está siendo el siguiente paso y presenta posibilidades muy interesantes. Por ejemplo Etsy presenta en su web una herramienta de sugerencias de regalos para amigos que se basa en los “me gusta” que estos han expresado en su perfil de Facebook.

Extracto de Etsy.com que ofrece sugerencias de regalos en función de los gustos expresados en Facebook.

Extracto de Etsy.com que ofrece sugerencias de regalos en función de los gustos expresados en Facebook.

Amazon también conecta con Facebook para ver los gustos de nuestros amigos y además los combina con su potente aplicación de artículos relacionados, de forma que no sólo nos ofrece discos de los artistas que le gustan a un determinado amigo, sino sugerencias de otros artistas que también podrían gustarle a partir del historial de compra de millones de usuarios.

Extracto de Amazon.com donde se ofrecen sugerencias de regalos a partir de las preferencias de Facebook

Otra tendencia muy interesante de gran éxito en los últimos meses es la creación de Grupos de Compras locales. Groupon o Living Social son dos de los líderes del sector, aunque hay versiones locales en todo el mundo. El funcionamiento de estos sitios se basa en ofrecer un precio especial para un producto o servicio (disponibles generalmente en negocios locales), siempre y cuando haya un número mínimo de personas que acepten la oferta en un plazo determinado (normalmente 24 horas) en una misma ciudad. Este sistema resulta tan buena promoción para los negocios que la utilizan que, además de ofrecer el descuento, pagan una comisión al sitio web que organiza la acción. Está práctica se ha demostrado tan efectiva, que incluso está siendo adoptada por otros sitios no especializados, como el portal chino Taobao, que en septiembre del 2010 logró vender 200 coches Smart en menos de tres horas y media.

Correo electrónico con la oferta diaria de Groupon

Correo electrónico con la oferta diaria de Groupon

Groupon, en su estrategia de expansión, está lanzando dos nuevos productos Deal Feed y Groupon Stores. Deal Feed busca ir más allá del modelo de una oferta por ciudad que se está utilizando ahora y pretende crear una circulación constante de ofertas, que lleguen de forma personalizada a cada usuario en función de sus preferencias. También está previsto que Deal Feed conecte con Facebook reforzando la personalización y mostrando la actividad en Groupon de los amigos que tengamos en dicha red. Por otra parte, Groupon Stores ofrecerá la posibilidad de crear tiendas de descuento dentro de Groupon, donde las empresas podrán publicitar tantas ofertas como deseen.

Las Ventas de Club se presentan como otra de las tendencias de gran éxito en los últimos años. Privalia, VentePrivée o BuyVIP (adquirida en octubre del 2010 por Amazon) son algunos de los portales que han seguido este modelo. La idea es formar grupos cerrados, de acceso limitado o por invitación, que den cierta sensación de exclusividad y, a partir de ahí, con la ventaja de compra en conjunto, negociar ofertas ventajosas con marcas relevantes. Estos sitios se basan en webs a las que sólo se puede acceder teniendo un nombre de usuario y contraseña. De forma periódica envían correos electrónicos anunciando las ofertas negociadas. El crecimiento de muchas de estas redes se basó en ofrecer descuentos por cada amigo introducido (tanto para el que recomendaba, como para el nuevo usuario).

Campaña de apadrinamiento de nuevos usuarios de Privalia.

Campaña de apadrinamiento de nuevos usuarios de Privalia.

Aunque el modelo empezó en el sector de la moda, se ha ampliado a otros productos y servicios como viajes (www.Jetsetter.com) y muebles para el hogar (www.onekingslane.com).

Tanto las Grupos de Compra como las Ventas de Club tienen el componente de Ventas Flash, es decir, las ofertas tiene un periodo de vigencia limitado, lo que fomenta la compra compulsiva. Al limitar el tiempo disponible, las marcas pueden liquidar de forma rápida el exceso de inventario. Sitios como Threadless (venta de camisetas) y DellOutlet (ordenadores) han experimentado grandes éxitos con ventas Flash promovidas a través de Twitter.

Como veremos en la parte dedicada a la geolocalización, otra gran tendencia es ofrecer descuentos locales, a aquellos que se encuentran cerca o que frecuentan un determinado negocio.

Otra de las prácticas que está apareciendo es la aplicación de precios dinámicos, al estilo de de lo que tradicionalmente han hecho las aerolíneas. La posibilidad de realizar una comunicación uno a uno con los clientes y de personalizar ofertas en función de consumos anteriores, hábitos, pertenencia a un determinado segmento o fechas significativas, permite ahora a otros sectores a experimentar con innovadores modelos de precios dinámicos. Varias cadenas de moda ofrecen descuentos personalizados a través de correos electrónicos, o también es interesante el funcionamiento del sitio Off and Away (www.offandaway.com) realiza subastas de habitaciones de hoteles con baja ocupación.

Otra cuestión que está apareciendo es la posibilidad de “salir de compras” online con los amigos. El sitio de juguetes Mattel cuenta con la aplicación ShopTogether que permite a personas que están lejos conectarse para comprar juntos los regalos de los niños en el portal.

Entrada a la aplicación ShopTogether en el sitio de Mattel

Entrada a la aplicación ShopTogether en el sitio de Mattel

La aplicación ShopTogether ha sido desarrollada por la compañía Decision Step (www.decisionstep.com), que también plantea otras soluciones, como la exposición dinámica de los artículos más comprados de un comercio electrónico o la posibilidad de pedir consejo online a nuestros amigos sobre qué producto elegir.

En este mismo sentido resulta muy interesante la aplicación DieselCam de la marca de ropa Diesel. En esta empresa se preguntaron qué pasaría si llevaran Facebook al punto de venta y así lo hicieron, a través de Instalaciones interactivas en las tiendas Diesel de España. Estos “espejitos mágicos” permiten a los usuarios compartir, a través de su perfil en Facebook, el momento de prueba o compra del producto desde el mismo punto de venta. Los clientes pueden hacerse fotos con sus prendas Diesel, publicarlas, pedir opinión sobre qué le sienta mejor, comentar y presumir la nueva adquisición con sus amigos. Puede verse una explicación completa en www.youtube.com/watch?v=yq9DMRl-5iY.

DieselCam en acción.

DieselCam en acción.

Lo más interesante de DieselCam es que consigue la integración de Facebook como un elemento físico que introduce mezcla lo virtual y lo real dentro del punto de venta. En este sentido también podríamos acabar viendo qué compras han realizado nuestros amigos en esa tienda o recomendaciones personales en función de los gustos que hayamos expresado en nuestras redes sociales.

Como ya hablamos en otros capítulos, en algunos sectores, como la moda, los líderes de opinión cobran especial importancia. A los pocos días del lanzamiento del ya mencionado sitio Boutiques.com, algunas famosas como Carey Mulligan u Olivia Palermo, tenían ya casi dos mil seguidores de sus estilos (estilos que incluyen recomendaciones a marcas concretas y enlaces a sitios de comercio electrónico).

Etsy.com tiene la figura de curadores invitados (diseñadores y artistas) que eligen y recomiendan los mejores productos según su criterio. También permite a los usuarios crear sus propias listas de recomendaciones, convirtiéndose asimismo en curadores. Estas listas se ordenan según su relevancia y comentarios que reciben.

Las listas de “tesoros” de Etsy.com

Las listas de “tesoros” de Etsy.com

Más allá, hay empresas que intentan que sus propios empleados sean portadores de los valores de la marca en la Web social. El sitio de venta online de zapatos Zappos trabaja muy bien este aspecto y más de 500 de sus 2400 empleados usan Twitter, incluyendo su fundador y presidente Tony Hsieh que, a diciembre de 2010, contaba con 1.750.000 seguidores.

El fundador y presidente de Zappos

El fundador y presidente de Zappos

Las aplicaciones empresariales.

La Web social ha conseguido atraer buena parte del tráfico de Internet. La mayor parte de los internautas tienen cuentas en redes sociales y buscan una red más interactiva. Cualquier comercio electrónico debe tener esto en cuenta, tanto en lo interno (recomendaciones de usuarios, posibilidad de comentarios, listas de deseos que puedan ser consultadas por los amigos, etc.) como con el enlace hacia estas redes sociales.

Lo cierto es que los modelos de compras sociales expuestos en este capítulo han hecho que algunos sectores encuentren su camino de desarrollo en Internet. Por ejemplo el sector textil (del que ya hemos puesto varios ejemplos). Las compras de ropa por Internet en España se multiplicaron casi por cinco en la primera mitad del año 2010, pasando los ingresos de 19 millones de euros en los primeros seis meses de 2009 a 90 millones (datos del informe de comercio electrónico de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones).

Con este incremento, la categoría de prendas de vestir y productos textiles ya supone un 2,6% de los ingresos totales, situándose en sexta posición tras el turismo, el marketing directo, las apuestas, los espectáculos y la educación. Además, estos datos todavía no reflejan la entrada de Zara en la venta de ropa por Internet en España, (iniciada en septiembre del 2010), ni de otras cadenas como Springfield, Bimba & Lola o Desigual, que también estrenaron su tienda virtual durante la segunda mitad del 2010. Sí incluyen a otras como Mango o Women’ Secret, y especialmente, a los mencionados sistemas de Ventas de Club.
No sólo los comercios electrónicos, también los negocios locales pueden beneficiarse mucho de este tipo de nuevas aplicaciones, como hemos visto en el caso de las compras en grupo locales, o como veremos en el capítulo dedicado a la geolocalización.